La mejor masa para pizza en Esparreguera

Cuando pensamos en la pizza perfecta lo último que solemos tener en cuenta es la masa para pizza. La base de tomate, la mozzarella y la combinación casi infinita de ingredientes suele ser lo primero que se nos viene a la cabeza, ¿o no? ?

Sin embargo, lo que diferencia una gran pizza de la pizza perfecta es su masa. Con esto no queremos decir que el ‘topping’ no sea importante -de hecho, lo es-. Pero la maduración y fermentación de la masa son las grandes olvidadas en cuanto pensamos en la calidad de la pizza, y hoy os vamos a explicar por qué.

PBK somos una pizzería en Esparreguera que elaboramos nuestras pizzas con masa fresca artesanal y dándole el tiempo de fermentación y maduración necesarios. Culminamos con una base de tomate natural aromatizado, mozzarella e ingredientes de la mejor calidad.

 

FERMENTACIÓN Y MADURACIÓN DE LA MASA

Llegados a este punto debemos entender que existen dos procesos relacionados pero distintos, el proceso de fermentación y el de maduración.

La fermentación es el aumento del volumen de la pasta ‘dell’impasto’ provocado por el proceso de fermentación de la levadura. Ésta va produciendo gases, sobre todo monóxido de carbono y alcohol etílico, que va dando esa textura esponjosa y voluminosa a la masa para pizza.

La maduración es una serie de procesos que tienen que ver directamente con el tipo de harina que se emplee en la elaboración de la masa. Ésta contiene estructuras complejas; proteínas, grasas y almidón, que se van descomponiendo progresivamente en estructuras más simples.

Hay que tener en cuenta que el tiempo de maduración de la masa es distinto al de fermentación -hay harinas que tardan en madurar hasta 72 horas-.

pizzeria esparreguera

EL TIEMPO DE REPOSO PARA CONSEGUIR UNA GRAN MASA PARA PIZZA

Dicho todo esto, es obvio que hemos de conseguir que los tiempos de fermentación y maduración de la masa sean los más óptimos. Para hacer coincidir estos dos procesos se suele ralentizar la fermentación manteniendo la masa a bajas temperaturas -entre 2 y 6 grados ºC-. Esta disminución de la temperatura afecta solamente a la fermentación, con lo cual, la maduración continuará sin ningún problema.

Una vez transcurridas estas horas de maduración -que dependerá de la fuerza de la harina-, ya podemos sacar la masa a temperatura ambiente. Cuando ambos procesos se hayan completado, ¡es hora de preparar y hornear nuestra la pizza!

Con un buen proceso de reposo de la masa para pizza podemos conseguir ese olor tan característico a pan recién horneado, ese color tostado y una textura firme y crujiente. Pero ¡ojo! no sólo eso, sino que además favorece la digestión, ya que las proteínas de la masa están más procesadas, con lo cual, nuestro organismo tiene menos ‘trabajo’ cuando digiere la pizza.

 

Como ves, es importante tener paciencia y dar a la masa el tiempo necesario para madurar… Te aseguramos que la espera valdrá la pena ?

Anímate a probar las mejores pizzas de Esparreguera. Elaboramos las pizzas con la auténtica receta de masa fresca y la combinamos con ingredientes increíbles. Como resultado, te ofrecemos unas pizzas que difícilmente probarás en otro lugar.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *